Editorial del Decano Ing. Soria por el Día del Trabajador

Imagen

01/05/2021

Editorial del Decano Ing. Soria por el Día del Trabajador

En esta editorial voy a referirme a la historia trabajadores y al contexto socio-sanitario en el que se encuentra inmerso hoy. Según el Diccionario de la Real Academia Española trabajo se define como: ocupación retribuida; esfuerzo humano aplicado a la producción de riqueza; cosa que es resultado de la actividad humana. Estas acepciones fueron bosquejándose a lo largo de nuestra historia humana y han ido produciendo modificaciones en los modos de vida social. A fines del siglo XIX, una organización de trabajadores de Chicago, Estados Unidos, celebra un Congreso sobre los trabajadores y proponen que a partir del 1º de mayo de 1886 los dueños del área industrial acepten reducir la jornada de trabajo a ocho horas, si no lo hicieran irían a huelga. Las consecuencias de las tensas relaciones entre los dueños industriales y los trabajadores culminaron en la persecución política, enjuiciamiento y ejecución de trabajadores y periodistas. Este hecho mostró la fuerza que habían alcanzado los movimientos de trabajadores. En Argentina, este movimiento internacional hizo sentir su presencia cuando comenzaron a erigirse gremios y diarios para trabajadores. El primer periódico que reivindicó derechos laborales fue El Obrero, dirigido por Germán Ave Lallemant, que provocó una efervescencia social entre la masa de trabajadores.

Muchos de los primeros estudiantes de la FRT se encontraban en circunstancias similares a las de aquéllos trabajadores. Hago esta evocación porque no podemos olvidar que nuestras raíces se encuentran en la Universidad Obrera Nacional (UON), una institución pensada para incluir a aquéllos trabajadores que no podían acceder a niveles educativos superiores. Este dato histórico cuenta como una muestra del ascenso en materia de derechos por parte de los trabajadores argentinos. Este impulso con el que se fundó nuestra Universidad continuó y se instaló como una forma identitaria en el quehacer de nuestra institución. Llamarnos Universidad Tecnológica Nacional no se logró solamente mediante un proceso administrativo sino más bien al esfuerzo de aquellos docentes ingenieros que alguna vez fueron obreros-estudiantes y que anhelaban sostener aquello que les había abierto un camino laboral en ascenso. El término “tecnológica” tuvo como fundamento la idea de generar una institución que haga hincapié en la relevancia que tiene para el país la formación y la vinculación entre las distintas regiones del país y la tecnología.

A lo largo de estos años, esta facultad ha avanzado mucho en el camino de las posibilidades que brinda a los que desean trabajar en áreas industriales. La formación en áreas específicas dentro del proceso industrial contemporáneo es el papel fundamental de esta institución. Explica por qué la connotación de la palabra trabajo alude no solamente a la mera producción de objetos necesarios, seguros y perdurables sino que implica la teorización de ideas que ayuden a concretar el mundo que habitamos como refiere la última acepción a la que hice mención en el inicio: el trabajo como cosa que es resultado de la actividad humana.

Hoy tenemos que hacer hincapié en las circunstancias que atravesamos en nuestras formas de trabajar como institución educativa que se vieron trastocadas para profundizar en los avances alcanzados. Considero que hemos podido sortear estos tiempos transformándonos, reinventando nuevas prácticas e investigando las posibilidades de mejora en las áreas del teletrabajo, esto implica realizar el mejor uso posible de las herramientas tecnológicas en los diversos ámbitos de la vida tanto social, cultural, artístico como educativo. Poco a poco emergen nuevas maneras de trabajar frente a un tiempo que nos posiciona en un punto de inflexión donde tenemos que ser maleables a los cambios que se nos presentan. Considero que adquirir plasticidad y herramientas de adaptabilidad para el mundo universitario como el del trabajo son nuestros desafíos en las próximas décadas.

Finalmente, quiero agradecer a los trabajadores docentes y no docentes de esta casa de altos estudios por el compromiso puesto en el día a día, especialmente con todo lo que ha implicado acomodarnos en estos tiempos frente a esta nueva forma de transitar nuestra vida universitaria. Estos esfuerzos en tiempos excepcionales dignifican la compleja acepción de trabajo a la que hicimos referencia. Deseo que este siempre presente en cada uno de ustedes la reflexión acerca de la importancia y valor que posee ser trabajadores.

Mg. Ing. Walter Fabián Soria

Decano UTN –FRT