Editorial del Decano Ing. Soria por el Día Internacional de la Mujer

Imagen

08/03/2019

Editorial del Decano Ing. Soria por el Día Internacional de la Mujer

El Día Internacional de la Mujer es una fecha atravesada por miradas sociales que generan diversas controversias, debates y, a la vez, propicia un día de reflexión sobre las reivindicaciones de derechos y sobre la situación de emergencia en nuestro país y en el mundo con respecto a la violencia de género.

En este siglo XXI, a pesar de los logros alcanzados en materia de derechos, nos encontramos con situaciones que hacen a las mujeres y niñas encontrarse en contextos de vulnerabilidad tales como la esclavización, las violaciones, la prostitución forzada (trata de personas) y los sucesivos casos de violencia doméstica como se señalan en las problemáticas actuales expuesta por la ONU Mujeres en sus campañas de concientización. La filósofa contemporánea Judith Butler sostiene que las instancias de violencia de género se deben a la no aceptación de lo que conlleva la identidad femenina y que se encuentra en diversos ámbitos del mundo cotidiano. Considero que para hacer frente a esta situación, un ámbito educativo como el nuestro tiene que acompañar las campañas de concientización de cómo llevar a cabo un cambio en las pautas culturales, educativas y ciudadanas para que la identidad de lo femenino no suscite instancias de intimidación y odio.

Por estas razones nuestra universidad y, nuestra FRT, han puesto en funcionamiento el Protocolo de Acción Institucional para la prevención e intervención ante situaciones de violencia o discriminación de género u orientación sexual aprobado por el Consejo Superior de la UTN el 28 de junio de 2018, en base a los procesos de concientización que ha propiciado el trabajo de la Red Interuniversitaria por la Igualdad de Género y contra las violencias creada en septiembre de 2015. Nuestra institución ya ha comenzado a organizar los órganos de aplicación como lo establece el citado protocolo.

Nos han enseñado que la conmemoración del día de la mujer se debía a los sucesos trágicos del 8 de marzo de 1911 en Nueva York en el que durante una protesta en una fábrica de camisas mueren incendiadas muchas mujeres trabajadoras que murieron en ese incendio tuvieron como motivo de protesta, la búsqueda de igualdad de derechos en el mundo laboral. Y considero que este punto va cobrando fuerza en el mundo actual: el tema de las mujeres en relación al trabajo. La búsqueda de igualdad de derechos implica mejores accesos en los puestos de trabajo, condiciones libres de acoso en ámbitos laborales, mejores salarios porque en otros países todavía siguen reduciendo los salarios por el simple hecho de ser mujeres pero las obligaciones siguen siendo iguales tanto para hombres como para mujeres.

Por otro, podemos destacar los logros que posibilitaron acrecentar la visibilidad del género femenino en las funciones sociales de las que eran excluidas. El ingreso de las mujeres en el mundo y, en nuestro país, a carreras de áreas como las matemáticas, la física, la química o las ingenierías, que eran exclusivas de los hombres hizo manifiesta la igualdad en capacidades que conciernen a áreas de conocimientos que se creía que pertenecían a lo masculino. La historia de la ciencia anglosajona actual ha comenzado a rescatar a figuras femeninas que fueron parte de cambios científicos de gran envergadura, tal es el caso de la genealogía realizada por la teórica Kathryn Kleiman de la Universidad de Harvard, acerca de la importancia de la mujer en la computación.

En el área de las tareas de investigación científica y tecnológica, las mujeres han desempañado papeles de gran relevancia como Ada Byron (1815-1852), hija del reconocido poeta Lord Byron, quien creara el primer antecedente del actual ordenador, la “máquina analítica” o “máquina programadora”, pionera en el campo científico tecnológico, ésta científica encabeza una suerte de historia invisible y paralela acerca de la relación entre mujeres y tecnología. En el año 1979, en esta tarea de revalorización de la figura de Ada Byron el Departamento de Defensa de los Estados Unidos nominó a un lenguaje de programación basado en Pascal como programación Ada. También podemos recordar los grandes logros en el área de la química con el trabajo Marie Curie llegando a alcanzar el premio Nobel a principios del siglo XX, en una época en el que las mujeres podían publicar sus logros científicos utilizando pseudónimos masculinos. Actualmente, podemos mencionar el caso argentino de la física especialista en altas energías, María Teresa Dova, quién fue testigo del descubrimiento del bosón de Higgs el 4 de julio de 2012 y formó parte del selecto grupo de científicos del detector ATLAS del Gran Colisionador de Hadrones (popularmente, la Máquina de Dios), que permitió constatar la existencia de la minúscula partícula.

Cabe destacar, en el caso de la Universidad Tecnológica Nacional, el caso de la Ingeniera Química Liliana Vázquez, reconocida por su trayectoria, tanto en el mundo académico como empresarial, que fuera elegida, en octubre de 2013, como Decana de la Facultad Regional de Chubut. O el caso de la Mg. Ing. Liliana R. Cuenca Pletsch, que ha sido elegida Decana de la Facultad Regional de Resistencia, en dos períodos. Dejo en último lugar, la mención a la que fuera nuestra decana durante los primeros años de la década de 1970, la Ingeniera María Isabel Jiménez, durante su gestión se impulsó la proyección de nuestro espacio de formación académica en el interior de la provincia. Lamentablemente, aquella mujer respetada por la comunidad académica de la FRT, desapareció durante la oscura etapa de la historia de nuestro país.

En los comienzos de la vuelta a la democracia en nuestro país, fue notoria la preponderancia de las mujeres en nuestros claustros. Los ingresos desde fines de la década de 1980 y principios de 1990 se incrementó considerablemente, el motivo, para muchos académicos y administrativos, se debe a la creación de la carrera de Ingeniería en Sistemas de Información, a comienzos de la década de 1980, que contribuyó al interés de muchas mujeres por formarse en esta institución, hoy, muchas de ellas, se desempeñan - en esta facultad y en otras universidades del país- como docentes, profesionales e investigadoras.

A nuestras colegas docentes, alumnas, graduadas y trabajadoras no docentes de nuestra casa de estudio sepan que las respetamos y valoramos. Espero que esta sociedad luche todos los días para que sean tratadas con igualdad y justicia en todos los ámbitos que conforman nuestra sociedad.

 

Walter Fabián Soria
Decano
UTN –FRT