Dos referentes mundiales de la robótica disertaron en el Aula Magna de la UTN – FRT

Imagen

05/11/2018

Dos referentes mundiales de la robótica disertaron en el Aula Magna de la UTN – FRT

Ambos docentes se desempeñan en universidades de Estados Unidos que están a la vanguardia en robótica y trabajan en proyectos que están al límite de lo que los robots son capaces de hacer hoy en día. Los investigadores están presentes en Argentina en su rol de coordinadores del Simposio Internacional de Robótica Experimental (ISER 2018) que se realizará en Buenos Aires y la UTN – FRT fue la unidad académica del interior en contar con la presencia de ellos.

Dos expertos en robótica y destacados docentes a nivel internacional, disertaron en el Aula Magna del centro cultural “Ing. Recalcatti”.  Jing Xiao de nacionalidad china y Oussama Khatib de nacionalidad egipcia, brindaron una conferencia sobre el presente y el futuro de la robótica en conjunto con la inteligencia artificial.

 “La gran revolución actual de la robótica es el salto de los entornos cerrados, como las fábricas y la industria, a los hogares, sin poner en riesgo a las personas o el ambiente”, expuso en la introducción a la conferencia el Dr. Sebastián Rodríguez, fundador y director del Grupo de Investigación en Tecnologías Informáticas Avanzadas (Gitia) de la UTN - FRT.

La conferencia trató sobre el gran cambio que vivieron los robots al salir del entorno de las grandes industrias para llegar a brindar grandes soluciones a la cotidianidad de los hogares.

Jing Xiao, directora del Programa de Ingeniería Robótica del Instituto Politécnico Worcester, arrancó la conferencia. La misma disertó sobre “Robots en ambientes desconocidos: sinergia entre la percepción y la acción”. Lo de ambientes desconocidos se contrapone a los ambientes hipercontrolados de las fábricas, donde los movimientos y las acciones de los robots son reiterados y milimétricamente programados para repetirse siempre. En cambio, poner a funcionar un robot en un campo, en el océano, o en una casa, donde se presentarán situaciones imposibles de predecir, es el desafío más grande de la robótica.

Xiao expuso sobre los últimos desarrollos tecnológicos para que los robots puedan, además de mostrar objetos ubicados en lugares remotos a través de cámaras, tocarlos y manipularlos (empujar, levantar) para poder crear un modelo 3D con la mayor precisión y cantidad de datos posibles.

Oussama Khatib, director del laboratorio de Robótica de la Universidad de Stanford, ahondó sobre “La era de la colaboración entre humanos y robots”. En su disertación argumentó que para que esa colaboración tenga lugar es necesario que los robots sean capaces de imitar lo más cercanamente posible los movimientos humanos, para lo cual se hacen complejos estudios de cinemática. El destacado docente brindó la experiencia del robot humanoide OceanOne, que fue creado para una misión arqueológica en el mar Mediterráneo, al sur de Francia, hecho que los buzos no podían realizar debido a la profundidad de las aguas, y recién en 2016 se pudo realizar la exploración.

Respecto de los robots hogareños, en donde se destacarían en su función de asistencia a personas con discapacidad, por ejemplo, Khatib explicó que el avance es constante, siempre en la búsqueda de explicar y replicar la manera en que se mueven los humanos. El mayor desafío es que logren autonomía sin poner en peligro a las personas o bienes de las casas y que tengan la capacidad de adaptarse y reprogramarse según la situación y el entorno. “La gran pregunta es qué hay detrás de las maneras en las que el hombre manipula objetos. Eso es lo que estamos estudiando y tratando de imitar”, finalizó.

Uno de los últimos exponentes basados en esta tecnología es Panda, de la compañía alemana Kuka Emika. Se trata de un brazo robótico de asistencia, con gran sensibilidad y precisión, capaz de ejecutar tareas de manipulación programada por el usuario, para contribuir con trabajos generalmente reiterativos.