Semana de la Ingeniería 2015

Lic. Osvaldo Ottaviano

 

 

En el marco de la Semana de la Ingeniería 2015, el Lic. Osvaldo Ottaviano, brindará la conferencia "Plan Nacional de Autopistas" el jueves 4 de junio a hs. 20 en la Sala de Consejo Directivo.

 

  •                                                   Acerca del conferencista:

Cientista Político y Licenciado en Letras.
Actual Director Ejecutivo de la Fundación Metas Siglo XXI que trabaja en la estructuración de Grandes Metas Públicas no ideológicas, para ayudar a combatir el desempleo y sustentar el desarrollo.
Fue consultor del Gobierno de la Provincia del Neuquén para la elaboración de un Plan Trienal de Metas Públicas, agregado de Prensa y Cultura de la Embajada Argentina en el Paraguay y director de empresas editoriales, de marketig directo y del sector siderometalúrgico en Argentina, Chile y Paraguay.
Ha presentado el Plan para la Red Federal de Autopistas (Proyecto de ley PROMITT) en diferentes jornadas y congresos en el país y en el exterior.

 

  •                                                Acerca de la conferencia:

Desde los ‘90 el economista Guillermo Laura viene proponiendo, hasta ahora sin éxito, la construcción de autopistas inteligentes. Un proyecto parecido impulsa la Fundación Metas Siglo XXI, que ha quedado varado en el Congreso desde 2008.
El mentado Plan Laura habla de construir 13.346 kilómetros de autopistas, en un plazo de 10 años, en reemplazo del actual sistema de peaje. La nueva red sería financiada a través de una tasa que se aplicaría al combustible.
La iniciativa presentada una década atrás, interesó en su momento a los gobiernos y llegó al Congreso Nacional. Pero pese a ser recibido en esos estamentos, nunca avanzó más que eso.
En tanto en 2008, un grupo de legisladores hizo suya una propuesta de cambiar las viejas rutas por autopistas inteligentes, formulada por la Fundación Metas Siglo XXI, cuyo director ejecutivo es Osvaldo Ottaviano.
Y desde entonces ese proyecto espera su tratamiento en la Comisión de Transporte. Aquí se habla de montar 13.500 kilómetros de autopistas libres de peaje, una red que uniría las grandes ciudades y los puertos de ultramar.
La inversión se recuperará con una tasa a percibir junto con el combustible de dos centavos y medio por litro (cálculo al 31-03-2008) por cada 1.000 kilómetros de autopista terminada.
Con inversión privada, sin aporte estatal, durante la construcción el usuario no pagará absolutamente nada. El concesionario comenzaría a cobrar cuando termine y habilite la obra. De esta manera se evita el riesgo de “obra interminable”.
La Red Federal de Autopistas –así se llama- viene siendo publicitada por sus impulsores en distintas ciudades del país, y cosechando adhesiones de la sociedad civil a través de la página www.autopistasinteligentes.org.
¿Por qué sería importante esta infraestructura? Ottaviano argumenta que Argentina está utilizando una red diseñada en la década de 1930, con apenas 6,70 metros de ancho, en la época en que el país tenía sólo 300.000 vehículos.
Pero el parque automotor ha crecido enormemente en estos años y el hecho de tener más vehículos circulando por carreteras obsoletas potencia los accidentes.
Cerca de 7.000 argentinos mueren por año a causa de los accidentes carreteros, más de las muertes anuales de Estados Unidos en la Guerra de Vietnam. Según los cálculos de Ottaviano, para 2020 habrá 20 millones de vehículos transitando, lo que causará una verdadera hecatombe.
“En nuestras rutas angostas es obligatorio circular a contramano, para sobrepasar a un vehículo no queda otra alternativa. Esta maniobra cobra el 66% de las muertes en rutas”, refiere.
La solución es construir una red nacional de autopistas bien operadas y diseñadas. Según las estadísticas internacionales, la mortalidad se reduce un 87%, se evitan 7 de cada 8 muertes aun en la hipótesis de imprudencia del conductor.
“La autopista, inventada hace un siglo, transforma la carretera evitando todo riesgo previsible de accidente, eliminando curvas peligrosas, cruces de nivel y el tránsito enfrentado”, sostiene.
El concepto de inteligente tiene que ver con el hecho de que este tipo de autopista puede ser radarizado, y se pueden utilizar cámaras de video para monitorear el tránsito en tiempo real, desde un centro de control cada cien kilómetros.
“Estas autopistas inteligentes están en pleno uso en la República de Chile”, ejemplificó el director ejecutivo de la Red Federal de Autopistas, para quien el valor geopolítico de esta obra de ingeniería sería la integración del territorio nacional.